was successfully added to your cart.

Carrito

Como parte de la industria de la construcción, ya sea que usted se desarrolle en el área de la arquitectura, la ingeniería civil o incluso como accionista de una constructora, seguramente ha escuchado hablar sobre el término BIM. Y aunque muchas personas suelen referirse a ella como si fuera un software, realmente es una metodología que permite a quienes la utilizan optimizar los procesos en proyectos de gran alcance. Veamos más de cerca qué es la metodología BIM.

Qué es la metodología BIM

La metodología BIM es una forma de trabajo que se define por la cultura colaborativa y la práctica integrada. Sus siglas corresponden a Building Information Modeling, por su nombre en inglés, pero algunas personas consideran más adecuadas las palabras Building Information Management. Esto último se debe a que en la actualidad se relaciona más de cerca con la gestión y no tanto con el modelado.

Muchas personas suelen pensar que BIM es un software pero esto es un error. Ciertamente, la metodología BIM está relacionada muy de cerca con diferentes programas, sin embargo, estos son herramientas que la complementan. La metodología BIM concentra y registra toda la información de los procesos de diseño, construcción y gestión de activos.

Una de sus principales características es ser multidisciplinaria. En ella intervienen todos los agentes del proceso de creación de un edificio: aspectos de diseño, técnicos, instalaciones, fuentes de energía, económicos, materiales, proveedores, planeación, mantenimiento, administración, etc.

Los responsables de cada área tienen acceso a la plataforma en la que se recopila la información. Serán ellos quienes la mantendrán actualizada y de esta manera siempre habrá coherencia en la información. Como dijimos antes, esta metodología es multidisciplinaria, por eso la información será generada en diferentes tipos de software, ya sea de cálculo estructural, MEP, modelado, programas para hacer presupuesto o análisis de comportamiento energético.

Ventajas de usar la metodología BIM

Información siempre actualizada

Gracias a que todos los agentes involucrados están reunidos en la misma plataforma, si alguno de ellos realiza una modificación en cualquier parte del modelo este se verá reflejado inmediatamente para todos. Esto evita la pérdida de información y las desincronización que produce errores durante la implementación de los planes de trabajo.

Reducción en costos de producción

El tener la información siempre sincronizada y actualizada reduce los tiempos de producción, ya que permite planificar de manera más efectiva y eficiente. Esto también ayuda a reducir los costos de producción al poder, por ejemplo, tener mejor control de los materiales de construcción o planificar compras en grandes volúmenes.

Mayores posibilidades de realizar proyectos en el extranjero

Si su empresa utiliza la metodología BIM aumenta su competitividad para realizar proyectos en el extranjero, ya sea de manera independiente o colaborando con otra compañía. Esto debido a que usar la metodología BIM ya es obligatorio en países como Estados Unidos, Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia. La lista seguramente irá en aumento.

 

Al final, el resultado es la optimización del proceso de edificación completo, mediante la gestión de agentes y de activos.